Experience true power and ease in website design. Our website templates and WordPress themes offer flexibility and functionality unlike any other.

¡Aguas!

Por Karla Garza Vila

Nutrióloga y Coach de salud.

Consumo de agua

¿Cuál es le mejor tipo de agua para consumir?

Hay muchos tipos de agua incluyendo la del grifo, embotellada, agua filtrada, destilada y agua alcalina u ozonizada.  El consumo depende generalmente del costo y de la disponibilidad, ya que no todo el mundo tiene acceso a las mejores fuentes de agua.

Agua del grifo:  Aunque es la que está más disponible,  no siempre es la opción más segura.  Algunas ciudades tienen sistema de purificación muy buenos mientras otras dejan rastros de subproductos, plomo y cloro y a veces bacterias.  Revisa el informe de consumo de tu ciudad, el cual se distribuye cada año por la Agencia de Protección Ambiental, para ver si en tu casa se justifica un sistema de purificación adicional.

Filtros de agua:  Pueden ayudar a la eliminación de los agentes contaminantes cuando las toxinas ambientales representan una amenaza para los sistemas de agua.  Es importante saber qué contaminantes están presentes en el agua con el fin de elegir el filtro adecuado.

Destilación:  Es un proceso que consiste en hervir el agua y que se ha encontrado que se eliminan las impurezas y toxinas.  Sin embargo, algunos creen que los minerales que ocurren generalmente en el agua no destilada son importantes y benéficos para la salud.

Agua embotellada:  Se ha convertido en la opción más popular para las personas que no tienen acceso al agua potable segura, sin embargo, existe una preocupación cada vez mayor por los químicos que liberan los envases en los que son contenidos esta agua, así como los efectos que el aumento del número de botellas está teniendo sobre el medio ambiente.

Ozonizadores de agua:  Están ganando más reconocimiento por su capacidad para crear agua ozonizada alcalina a través de la electrólisis que puede tener ciertos beneficios para la salud.

1.      ¿CUÁNTA CANTIDAD DEBERÍAS BEBER?

Sabías que tu cuerpo está compuesto de entre un 60 a un 75 por ciento de agua? No es ninguna sorpresa entonces que la cantidad de agua que tomes puede afectar tu salud.  El exceso de agua puede provocar desequilibrios minerales, mientras que muy poca puede provocar dolores de cabeza o deshidratación o fatiga.  Así que, ¿cuánta hay que beber?  La bio-individualidad no solo se aplica a los alimentos, sino también a la cantidad de agua que nuestro cuerpo necesita para funcionar correctamente.  En promedio, los hombres deben ingerir unos 3 litros y las mujeres alrededor de 2.2 litros de agua al día.  Con el fin de satisfacer las necesidades individuales, diversos factores de estilo de vida necesitan ser tomados en consideración.  Por ejemplo, la cantidad de agua de frutas frescas y verduras de hoja verde puede aumentar la hidratación del cuerpo.

El consumo de agua debería ser aumentado en las siguientes situaciones:

* A temperatura caliente/húmeda.

* A gran altitud (arriba de los 8,200 pies de altura)

* A un nivel alto de ejercicios.

* En enfermedad o fiebre, diarrea o vómito.

* Infecciones de la vejiga o tracto urinario.

* Embarazo o amamantamiento.

* Alta ingesta de alcohol.

 

 

{fcomments}

  • Creado el
  • Visto: 117
Experience true power and ease in website design. Our website templates and WordPress themes offer flexibility and functionality unlike any other.

#depanzaaventurera  Taquería Arandas

Por favor, si a ustedes les entra el furor por lo natural, los jugos y los detox tomen jugos naturales, recién exprimidos, no de los que tienen más de 15 minutos que los hicieron.  Pero ai además de naturales, frescos y limpios, les ofrecen variedad y opciones, no cambien su establecimiento de confianza. 

Así me pasa a mi con Arandas, la juguería y taquería que ofrece eso y mucho más.  Pides un jugo de naranja igual que un licuado de fresas pero con hielo, pero con leche light o de soya, pero con stevia, splenda o azúcar, pero con avena, pero, pero, pero.  Difícil que pidas algo que no tengan. 

Pero bueno, si andan en otro plan, como todos a veces y quieres unos verdaderos taquitos o quesadillas, pues no se me ocurre mejor lugar pues déjenme les cuento:  tortilla recién hecha, la carne la asan en ese momento y la dejan en un punto que te permite comértela jugosita y la salsa…pero lo difícil es con cuál salsa te lo comerás.  Todo está delicioso, pero más que delicioso comerás con la seguridad de que todo es fresco y preparado en el momento.  Tienen servicio en tu coche.  ¿Pueden pedir más?

 

{fcomments}
 
  • Creado el
  • Visto: 115
Experience true power and ease in website design. Our website templates and WordPress themes offer flexibility and functionality unlike any other.

Sin término, no hay carne.

¿A usted le gusta la carne que no sea término bien asado?

Si es así, ¿a poco nunca ha sentido temor, luego frustración y a veces coraje cuando ve salir al mesero muy ufano de la cocina y colocarle tremendo huarache bien tatemado frente a usted?

A mi sí y a veces me gana la muina (o las miradas de mis hijas amenazantes para que no haga panchos) y me quedo callado. Pero a veces hago salir de mi pecho todo eso que los amantes del término medio traemos muy dentro de nosotros y pido que por favor le vayan a explicar al chef, parrillero o lo que se encuentre adentro de esa cocina, que los términos de la carne se hicieron para respetarse, ni que fueran tantos.

Y hasta eso, cuando eso pasa, suele haber una reacción positiva del restaurante y regresan con un platillo más cuidado y al gusto. Aunque a veces, como nos pasó en cierto restaurante de “caché” de la ciudad, nos trajeron un trozo de carne menor, según esto porque ya habíamos comido un bocado del anterior… de que los hay, los hay.

Para eso existen los termómetros, las técnicas de presión y hasta el “ojo de buen cubero”, que por supuesto nunca estarán por encima de la experiencia en el arte de la parrilla y el horno, que hacen que un volteador de carne se convierta en cocinero de a de veras.

Los términos tienen su grado de cocción o asado y sus características peculiares. Está desde el Crudo, que es no cocinado y que suele estar a 46 grados y muy frío, hasta la Bien Asada que es de color café-chancla y suele estar a 71 grados centígrados o más, sin ninguna zona que recuerde que antes ahí hubo sangre.

En medio de esas opciones (bendita posibilidad) están los términos: Sellada (color rojo) y entre 46 y 52 grados; Medio Cruda (roja por dentro y rosada por fuera) entre 52 y 55 grados; el famosísimo Término Medio (rojo y caliente por dentro y rosado en exterior) entre 55 y 60 grados; la carne En su Punto (rosada en su interior y café por fuera) entre 60 y 65 grados centígrados; el muy socorrido Tres Cuartos (ya mas bien cafesón por dentro y fuera con algunos toquesitos rosados) ente 65 y 71 grados de calor y finalmente la carne Bien Asada que ya comenté.

Cada quien puede degustarla como más le guste, lo que no está nada bien es comerla como quiere el cocinero, ¿no lo creen?

 

{fcomments}
 
  • Creado el
  • Visto: 156
Experience true power and ease in website design. Our website templates and WordPress themes offer flexibility and functionality unlike any other.

 

La comidilla Koto.

Mi esposo y yo teníamos ganas de comer bien.  En forma.  Algo que nos sorprendiera y como comprenderán fue difícil dar con algo que nos llenara el ojo que no fuera algo ya muy visto.  Pero me acordé que en el Koto están metiendo platillos nuevos, no tienen únicamente rollitos de sushi.  Así que decidimos probar.  Total, estábamos “de oquis”, solo inventando qué hacer. 

Pues llegamos y pedí (muy inteligentemente, jeje)que le preguntaran al chef qué nos recomendaba para comer, que queríamos comer muy bien y que queríamos sus sugerencias.  Pues cuál va siendo mi sorpresa que salió de la cocina al comedor y nos estuvo explicando que en efecto, los platillos del Koto se estaban puliendo, que se estaba cuidando mucho la calidad de lo que se servía y que sí estaban pensando meter nuevos platillos.  Pero que sería un gusto sorprendernos y que nos daba un adelanto de un par de platillos y además que probáramos los tradicionales.  Que se están metiendo rollos fusión incorporando sabores de fuera a los ya conocidos.  Así que dijimos sí.  ¡Va!

Lo primero que notamos fue la incontrolable costumbre de comparar lo profesional de lo improvisado y que se notaba que este restaurante siempre ha servido cocina japonesa y que ya tiene casi 20 años en la ciudad.  Los rollos están perfectos, no se te desbaratan.  El arroz, es arroz para sushi.  Se nota la calidad de las salsas y todos los implementos.  Pedimos de entrada un Coco Crunch, que es como un rollo pero de cangrejo relleno de queso crema empanizados al coco y bañado con salsa de tamarindo.  Pffffff.  Todavía sueño con él.  ¡Lo que le sigue de delicioso y delicado!  Perfectamente armado, con la temperatura correcta y nos sorprendió lo crocante que estaba esa fina capa que lo envolvía de Panko, que está hecho de panecito de arroz y revolcado en coco.  Pues, ya empezábamos a sorprendernos, ¿eh?  Luego pedimos una tostada Koto, que me encantó.  De atún con aguacate, aderezado con salsa de albahaca y cubierta de mango y chile japonés.  Mmmmmm.  Luego nos llevaron un Koto Shrimp Roll, un rollo de camarones asados, con aguacate y pepino con un topping de chipotle.  Qué les digo, más que complacidos con la comida pero más con la experiencia de ir a un lugar muy conocido, un viejo amigo pero a comer algo totalmente distinto.  Muy sorprendidos en verdad con todo. 

Pudimos constatar que el Koto tiene sus “clásicos” y hace bien en conservarlos.  Esa es una de sus fortalezas.  Las combinaciones fueron elaboradas por verdaderos amantes del buen comer, hace casi 25 años.  Tan bien lo hicieron que los japoneses que iban a comer al primer Koto de calzada Vasconcelos en San Pedro, Nuevo León, preguntaban que por qué no ponían un Koto en Japón.  De hecho hay alguno que otro rollo que no aparece ya en el menú pero te lo pueden hacer.  Yo lo tengo comprobado pues me encanta uno que hacían en uno de los Kotos de Monterrey, el palm roll, de palmito y hasta la fecha me lo siguen haciendo.  De postre pedimos mi favorito, pero no del Koto, creo que es mi postre favorito del mundo, jajaja:  Banana témpura.  ¿No lo han probado?  Plátano rebanado, capeado y frito estilo témpura, bañado con chocolate y nieve de vainilla.  ¡Muy bueno!

Tengo que hacer una mención aparte de las bebidas, eh?  Me sorprendió la variedad y lo novedosos que hay.  Desde Martini, Cosmopolitan, martinis, micheladas y copas de vino. Y el café, pues de capsulita…pero muy bueno, con espumita y todo, con esos no le fallas.  Si quieren comer rico, en un lugar lindo, con muy buen servicio y hasta si tienen suerte disfrutar de su terraza al aire libre, les recomiendo a un clásico, a un probado restaurante japonés pero de hechura 100 por ciento norestense: Koto.

Rollo coco. 

Tostada de Atún.

Banana tempura.
 
 
{fcomments}
 

  • Creado el
  • Visto: 123
Experience true power and ease in website design. Our website templates and WordPress themes offer flexibility and functionality unlike any other.

Tips Golosos/ por el Gusgo

Tu, yo y una olla de pozole… no sé, piénsalo.

Siempre que llega septiembre, las redes sociales se llenan de fotos de comida típica del mes. Por lo regular son los chiles en nogada los ganones. Con eso que con la granada, la crema y el chile poblano forman los colores de la bandera, se convierten en una excelente promoción de nuestros colores patrios.

Pero hoy voy a comentar del pozole, por varias razones, la más importante porque me encanta y puedo considerarme un gran catador. Por eso, para aquellos que están dispuestos a entrarle sin miedo, ahí les van estos tips:

1.       En el pozole, ya lo sabemos: hay de puerco, de pollo y mixto. Pero hay quienes le meten coco y hasta de venado y jabalí lo han hecho, ¿te atreverías a probarlo?

2.       El pozole se puede comer más o menos picante, para eso está el chilito rojo molido que le puedes añadir a discreción, pero NUNCA sin limón y sin granos de maíz pozolero o cacahuazintle (faltaba más).

3.       Hay verde, rojo y blanco. Mis favoritos son los tres y cuando puedo, le entro a todos.

4.       Las tostadas que lo acompañan son importantísimas. Recuerdo unas que le daban cuerpo a un pozole verde guerrerense, producto de la parte delgadita de la tortilla, sereneadas una noche anterior y tostadas al sol: manjar de reyes.

5.       Lechuguita muy picada, rodajitas de rábano, cebollita y orégano, son indispensables para darle ese toque final que le ponemos en la mesa. Hay quienes además le añaden aguacate, chicharrón, queso fresco y hasta una cucharadita de crema, pero esos ya son paladares muy gourmets.

6.       El pozole queda bien en septiembre, para antes de celebrar el grito acompañando unos tequilitas, para esa misma noche ya de madrugada para aplacar tempestades y para levantar los muertos del día siguiente. Además de delicioso, muy medicinal.

7.       No tengas miedo a mancharte, un buen pozole vale la tintorería.

 
 
{fcomments}
 

  • Creado el
  • Visto: 119