Experience true power and ease in website design. Our website templates and WordPress themes offer flexibility and functionality unlike any other.

¿Recuerdan la publicación en el suplemento anterior sobre el grupo NUEVO LAREDO SOUP?  Pues fue todo un éxito.  Les recuerdo de qué va.

Se hace una cena mensual, con sopa y ensalada; se convocan a tres o cuatro agrupaciones y presentan algún proyecto que tenga que ver con mejorar la comunidad.  Se invita al público en general a asistir pagando 100 pesos que te da derecho a cenar y a escuchar estos proyectos y votar por alguno de ellos.  También se invita a un artista local y se puede escuchar un pequeño número artístico.  Se cuentan los votos y ahí mismo se le da lo de los ingresos al ganador.  Y bueno, ya les podemos contar, qué fue lo que pasó en Nuevo Laredo Soup en números.

Fecha: 22 de septiembre

Asistentes: 118

Patrocinios: 2

Evento, 1 de muchos (esperamos)

Proyectos: 3

Cantidad recaudada: 12,800 pesos

En esta ocasión ganó el proyecto de una chiquita llamada Génesis con parálisis cerebral a la que han empezado a incrementarse el número de convulsiones que presentaba a 2 por semana y era urgente hacerle varios estudios y medicarla por un neurólogo y su familia no cuenta con los recursos para todo esto, la mamá trabaja, el papá cuida de ella.

No se pierdan el siguiente Nuevo Laredo Soup, el último martes de octubre, ahora en una sede más grande pues el colegio de arquitectos ya nos quedó chico.  Estén pendientes en las redes sociales del lugar y la fecha y no se queden pasivos a ver cómo pasan estos milagros.  ¡Sean parte de ellos!

 

 

{fcomments}

  • Creado el
  • Visto: 106
Experience true power and ease in website design. Our website templates and WordPress themes offer flexibility and functionality unlike any other.

Horneadas/El Gusgo

Tanto aquí en el noreste como por todas partes de México, los hornos de leña ya van siendo un complemento que todo aquel que se jacte de cocinar externamente debe considerar.

Cuando pensamos en esos hornos, rápidamente se nos viene a la mente un cabrito, un lechón o unas costillas de cordero bien doradas y crujientes, ¿no es así?

¿Pero qué tal las pizzas o el pan?

No hay duda de que la globalización nos alcanzó.

Y para esos que están dispuestos a experimentar en su horno la elaboración de una pizza, ahí les van estos tips:

1.       El horno para pizza, a diferencia del de la carne, debe estar en modo “infierno”, así que no escatimes en la leña, déjale caer cuando menos una carga buena al principio, es mejor que sobre y no que falte.

2.       Si vas a hornear una pizza en un horno de leña, no se te ocurra comprar de la masa ya preparada. Échale un poquito de ganas y consíguete una receta en la que tu mismo hagas la masa, no es tan difícil.

3.       Si eres novatón, no intentes hacer una pizza con masa madre (levadura natural) tendrás problemas con la extendida.

4.       Si quieres entrar en grandes ligas, prepara tu propia masa madre (necesitas cinco días y paciencia) luego con esa y otros ingredientes (aceite, harina, sal y un poquito de levadura industrial) podrás hacer la masa final. Esa masa, deberás dejarla reposar al menos una media hora para que aumente y el secreto está en dejarla además uno o dos días en el refri, pa que se acomode mejor. El aceite es importante para que no se te haga costra la masa y esté sedosa y suculenta.

5.       Para la salsa de la pizza, nada mejor que hacerlo desde el origen (from scratch), así que unos buenos tomates guajes de preferencia (que en este caso si puedes sustituir por tomates picados “La Costeña”, los recomiendo), un chorro de buen aceite de oliva, unas hierbas de olor como albahaca, romero y orégano y un ajito que perfume previamente el sartén, te darán ese toque gourmet que tu pizza agradecerá.

6.       Ponle queso mozzarella, te recomiendo el que ya viene rallado, en abundancia, que no le queden huecos a la masa.

7.       Y encima, todo lo que encuentres: jamón serrano, salame, cebolla, tomate cherry, champiñones, peperoni, albahaca, etc, una pizza acepta todos esos ingredientes y más. Si eres purista: una margherita con tomate, queso, albahaca, sal y aceite, no más.

8.       Recuerda, el horno te estará esperando, debes poner la pizza en una charola especial (de las redondas) y cuidado si pones papel de hornear del encerado, cerciórate que sea del que aguanta temperaturas altas porque puede encender.

9.       Vigílala y dale vueltas, hasta que le encuentres el tiempo justo. A temperatura “infierno” (400 grados centígrados) no debe de pasar de ocho minutos para que esté lista.

 

 
{fcomments}
  • Creado el
  • Visto: 112
Experience true power and ease in website design. Our website templates and WordPress themes offer flexibility and functionality unlike any other.

#depanzaaventurera

Antique

Es cuestión de que baje la temperatura, pero no drásticamente, simplemente unos grados para que todos corramos a comprar pan de dulce a ¿la panadería? ¡Pero si cada vez hay menos! O están en peligro de extinción, ¿no les parece?  Pues precavida como soy yo, ya empecé a buscar pan de muerto, panecito para tener en casa en la temporada que ya nos toca la puerta.  Pero como ya lo había expresado en alguna otra ocasión, me desilusiona ir al súper a comprar el pan de dulce.  Añoro el pan de panadería.  Ir con la tía o abuelita a comprar el pan y escoger un Garibaldi para tí solita o un moño o una concha de chocolate.  Mmmmmmm.  En esas andaba cuando me entero justo por Facebook de Antique, una cafetería-panadería artesanal, pero con venta de vino, pues les cuento, uno de los socios es enólogo y el otro es chef.  ¿Así o más rico?  Les auguramos mucho éxito pues abren en muy buen momento para que mucha gente lo conozca y a la vez lo de a conocer.  Ubicado sobre la calle Campeche, cruzando la Degollado hacia el oriente, en la acera norte.  Vayan y cómanse ahí una concha o un chocolatín, o una tarta de manzana con crumble o un rol de canela con un café capuccino.  Me cuentan cómo les fue.

 

 

{fcomments}

  • Creado el
  • Visto: 103
Experience true power and ease in website design. Our website templates and WordPress themes offer flexibility and functionality unlike any other.

La comidilla “La cabaña”

El que no ha comido en la huasteca o comida de la huasteca, no sabe de comida mexicana.  ¿Conocen el restaurante La Cabaña?  En Nuevo Laredo, sobre Paseo Colón, antes de llegar a la César López de Lara en la acera norte.  Si lo conocen o han comido en cualquiera de las cinco huastecas (potosina, tamaulipeca, veracruzana, hidalguense o poblana) saben de qué estamos hablando.  Las mejores enchiladas, la mejor cecina, los mejores tlacoyos y en general las mejores garnachas de México.

Mi marido y yo, hemos adoptado la bonita costumbre de obligarnos a comer fuera de casa al menos una vez a la semana y cómo somos, salimos de casa esperando encontrar un restaurante con “sabor casero”.  ¡Quién nos entiende!  Pero bueno, esta vez, queriendo romper la inercia de varias semanas de comer el mismo caldito tlalpeño con ensalada wedge salad en el Tony Roma’s de Laredo, Texas, buscando ese sabor caserito (?) nos aventuramos a comer del lado mexicano en La Cabaña. 

Es un restaurante sencillo y congruente.  Sencillo pues su mobiliario y equipo lo son y congruente porque ustedes van a encontrar en la cabaña, todo lo que esperan encontrar de comer en una cabaña pero con un plus, sirven comida hidalguense, de la huasteca hidalguense.  Y yo tengo algunas fijaciones de mi juventud y mi infancia, (¿quién no?) lo reconozco, este tipo de comida es una de ellas.  La mejor barbacoa es la que encuentran en la carretera México-Pachuca o México-Tulancingo.  No tengan miedo de parar en algún tejabán a comerse un taquito de barbacoa o un tlacoyo de habas o frijol en maíz azul.  Pero la neta, por lo que suspiro es por sus inigualables enchiladas.  Lo he analizado y creo estar dando en el clavo.  La salsa verde de esas enchiladas es su secreto.  La salsa de tomate fresadilla o tomatillo verde, pero crudo, pero con cilantro con todo y rabito, pero que no pique mucho, es el pequeño gran secreto. 

Pero vamos al grano.  Para empezar todo el personal de lo más atento y servicial, como es la costumbre de la gente de Hidalgo.  Te reciben como si no hubiera más días en el calendario y no hubiera persona más importante en el mundo que tú.  Excelentes anfitriones.  Parece que es general esta tendencia y luego de saber que el personal del restaurante es oriundo de Acaxochitlán, Hidalgo, pues me quedó más que clarísimo que el buen servicio iba a ser lo más remarcable de nuestra visita.  Se le acercó muchísimo el sabor, la calidad y presentación de la comida.  Como no teníamos ganas de la comida corrida, (que se veía buenísima) pedimos a la carta.  De entrada pedimos un plato llamado “entremés” que consistía de un tlacoyo de frijol, un molote de papa, una quesadilla y un poco de aguacate.  Todo deli, acompañado de esta salsita verde de la que hablo que es un manjar.  Luego por recomendación del mesero pedimos un mixiote de carnero acompañado de arroz blanco y también por su sugerencia había que comerlo caliente, si lo dejábamos enfriar cambiaría su sabor.  Les juro que ya le ando dudando a mi afirmación de que nuestra fritada de cabrito no tiene igual.  Estaba realmente deliciosa, preparada con todas las de la ley en su bolsa de maguey y el adobo, excelente.  También pedimos una cecina con enchiladas, que bueeeeeno, como si te las estuvieras comiendo en la huasteca.  Además y solo para ‘recordar’ aquellos años mozos, pedimos un guajolote, que es una telera delgadita, embarrada con frijolitos negros refritos, rellena con tres enchiladas verdes, quesito y crema.  No se cómo le hacen pero juro que saben igual que los de allá y no he probado esas teleras por aquí en ningún otro lado.  Nos encantó y superó nuestras expectativas pues además de encontrar el sabor de “casita” encontramos también el sabor de nuestras raíces y nuestros recuerdos más guardados.  

 

 

{fcomments}

  • Creado el
  • Visto: 128
Experience true power and ease in website design. Our website templates and WordPress themes offer flexibility and functionality unlike any other.

 

 

5 COSAS QUE TIENES QUE SABER ANTES DE COMPRAR VINO

La mayoría de las personas se dejan influenciar por el dibujo en la etiqueta, el nombre en otro idioma o precio, pero en realidad elegir el vino ideal es diferente.

1.       REGIÓN Y UVA

La región de donde proviene el vino toma un papel muy importante gracias al clima. El clima, la región, regado, sequías, todo esto tiene un impacto importante a la hora de escoger nuestra uva. En los vinos rojos si buscamos tonos a frutos obscuros, canela, madera o con taninos considerables en el paladar, nosotros vamos a buscar una uva que le guste el calor o sea resistente a este. Si buscamos sabores delicados y aterciopelados debemos buscar países o regiones donde abunde la lluvia y no sobrepasen las temperaturas de más de 30 grados.

2.       TEMPERATURA EN REGIÓN

Para ser más específicos, si buscamos uvas resistentes al calor (con las características anteriores), como el de España, México, Chile, Italia o Portugal.  Las uvas que se adaptan a este calor considerable son: En rojos, Cabernet Sauvignon, Merlot, Malbec, Garnacha o Tempranillo por mencionar algunos. En blancos con temperaturas altas podemos encontrar, Blanc du Bois, Chardonnay, Sauvignon Blanc.

3.       AÑO DE ELABORACIÓN

En cuestión de edad del vino tenemos que tener en cuenta dos puntos; si fue un buen año de cosecha y qué tan viejo es nuestro vino. Cuando destapamos una botella de vino, éste empieza a oxigenarse y por consecuencia a oxidarse. Para vinos jóvenes debemos esperar de 10 a 20 minutos antes de tomarlos (para dejar desarrollar aromas y sabores) ya que estos tienen una considerable cantidad de taninos. Por otro lado debemos tener en cuenta que los sabores de los vinos mayores a 8 años se deterioran un poco. Lo cual nos obliga a tomarlo rápidamente antes de que se deteriore el sabor y se oxide. 

4.       MARIDAJE

Debemos de tomar en cuenta cuál es la ocasión de nuestro maridaje, alguna carne asada, para acompañarlo con alguna botana, para postre. Para maridar algún platillo debemos tomar en cuenta que hay 3 puntos. El primero, es tener un equilibrio de comida y vino, a este tipo de maridaje se le llama ´´acompañamiento´´. No elijamos un vino que sobreponga a nuestro platillo, debe de haber una armonía entre ambos, por ejemplo una carne asada que ha sido sazonada con pimienta y sal, debe ser acompañada por un vino que limpie el paladar de la grasa de nuestra carne, como por ejemplo un vino como el Tempranillo, por otra parte cuando tengamos una comida muy condimentada o picante debemos inclinarnos hacia vinos ligeros. El segundo punto a considerar es el maridaje por ´´ Complemento´´. Este tipo de maridaje se refiere a acompañar sabores, por ejemplo un vino Pinot Noir que tiene tonalidades a canela, nuez y chocolate iría de la mano con algún postre como un tiramisú.  El último punto para tener un maridaje perfecto, es el maridaje por ´´contraste´´. En este entendemos que tenemos que hacer una mezcla entre comida y vino. Gracias a este tipo de maridaje podemos experimentar un contraste nuevo en nuestro paladar. Nosotros podemos tomar algún un chocolate amargo (sin leche ni azúcar) acompañado de algún vino Madeira o Porto que son muy dulces; otro ejemplo sería una comida salada con algún vino ligeramente dulce.

5.       ROMPER CON CLICHÉS

Mucha gente no se pone a pensar en esta pregunta: ¿cuál es la diferencia entre un vino caro y uno barato? Podemos reflexionar esta pregunta por un minuto. ¿Cómo un vino de 1,300 pesos es más caro que uno de 130 pesos si es de la misma uva, región y año?

No todos los vinos caros son buenos, tenemos que tomar en cuenta los puntos anteriores y sobre todo tomar en cuenta nuestros propios gustos. El mejor vino es el que a cada uno de nosotros nos gusta.

 

Erika Arrambide Arjona

Enóloga.

 
{fcomments}
  • Creado el
  • Visto: 133