Experience true power and ease in website design. Our website templates and WordPress themes offer flexibility and functionality unlike any other.

Sofía y sus traumas. Blog Itacate.

 

Sofía y sus traumas

Aunque usted no lo crea, mi mayor miedo en la cocina era el de separar las yemas de las claras desde el cascarón. Claramente toda receta que dijera “3 yemas”o “6 claras”me frustraba tanto que no lo hacía. ¿Saben? si te piden yemas, pues no pasa nada si se te va tantita clara, pero no si te piden las claras, porque o no dejaba de leer la receta o pedía que alguien más lo hiciera.

Tengo el recuerdo de hace algunos años, digamos unos 4, de mi mamáhaciendo una tortilla de patata en la casa. Para todo esto, mi primer recuerdo de amor dirigido a la cocina fue cuando tan solo tenía 9 años mientras veíamos un programa de alumnos de gastronomía en Washington, sabía que eso es lo que quería hacer. Me emocionaba ver la cara de las personas tan felices y no tan preocupadas cuando se cortaban un dedo o quemaban la mano al usar el horno. Entonces regresando a mi recuerdo no tan lejano, me acuerdo de mi mamácon un sartén moviéndolo de manera rápida en el aire. En realidad no sabía quéera lo que quería hacer pero ahíme di cuenta que fuera lo que fuera iba a terminar mal. Pues no obstante a mis nervios, ya que estos ingredientes estaban más sustanciosos, decidiódarle vuelta sin la ayuda de platos o palas, sólo con el movimiento de los brazos. Cuando lo logróy después de ver que casi me desmayo de nervios recuerdo muy bien lo que me dijo: “Sofía, la cocina no se trata de recetas, se trata de creer en tímismo y de determinación, asítodo lo podrás.”

Desde ese día de la nada puedo separar claras, ¡JA! ¡pásenme 15 docenas de huevos y te los divido hasta con los ojos cerrados!

 

No le tengas miedo a la cocina, si crees en ti mismo (y con la ayuda de un temporizador) te prometo que tus pesadillas de pasteles quemados o rotos terminaran. 

 

{fcomments}

  • Creado el
  • Visto: 234